" Las Viudas "

" Las Viudas "
acuarela sobre papel de arroz de alto gramaje

No le hagas sombra a tu destino...

Capitulo IX:
                    Lagrimas,son gotas con sabor a traicion.

                             Repasando la historia de su vida ,Eloisa, yace recostada sobre una piel de lobo,color negro y plata, en su recamara.
Aun tiene el recuerdo de dias y noches en la zozobra de una melancolia que trascendia entre el sopor y el sueño ,cuando aun se hallaba en el Sanatorio.
Evoca esos momentos;medio entre tinieblas, puede escuchar voces,indefinidas pero le suenan familiar.
Logra salir de esa crisis, hace apenas pocas horas.
 En momentos en que la soledad del ambiente predispone a divagar y adentrarse inconcientemente a lugares donde cualquier ser humano trata de eludir ,una vez que toma conciencia, Eloisa,no se encuentra realmente en ese lugar , ella esta lejos,pero cerca de hallar respuestas .
Que le hace pensar Artrich con su sola presencia?...
Cuantas veces ella se cuestiono esa figura cuando entraba en escena?
Mientras explora su mundo, Eloisa no escucha un sonido seco ...
Al otro lado de la habitacion , una sombra se escurre tenebrosamente y la silueta  proyecta una sombra que torpemente resbala ...
Eloisa, aguza su oido, pone atencion y situa el ruido cerca de la recamara;despaciosamente se levanta del letargo , camina pero su corazon golpetea furiosamente.
Abre la puerta y en medio de una oscuridad que ofrece el espacioso comedor , no logra ver nada.
Sin embargo, alli agazapado, la sombra se cobija aun mas en la negrura de espectros y sillones .
Eloisa pregunta con voz fuerte:
-Hay alguien?
Como respuesta nada ... la figura de un hombre enmascarado , de opulenta figura, arrastra en un torbellino de ruidos y maldiciones sillas y mesas; se abalanza sobre Eloisa y arrima su rostro enmascarado al de ella mirandola fijamente a los ojos.
Su odio podia olerse, podia cegar y quemar con el fuego de esa ira incontenible.
Ella en un arrebato de querer protegerse , desea huir y la furia del invasor no se hace esperar.
Toma el rostro de Eloisa y lo golpea una y otra vez contra el suelo.
Ella grita despavorida y los gritos se pierden entre ese ataque de violencia para quedar solo en quejidos de dolor y espanto.
El violentador bocifera y en un enfurecido ataque la levanta y la conduce a empellones a un oscuro rincon de la habitacion.
Se escucha a lo lejos ,  movilidades y voces que suenan a  lejania que a nadie le importa nada.
El la mantiene fuertemente presionada como queriendo deshacer con la fuerza a la intimidada y Eloisa no cede y empuja a su agresor sin tener suerte.
No pide misericordia, ella lucha sin fuerza  contra el poder de esa figura desconocida.
Todo ocurre entre segundos...pero el tiempo se detiene en estos momentos haciendo que goteen los instantes lentamente y la agonia del dolor sea aun mas intensa.
Lucha y sus brazos estan lacerados de tanta violencia de unas manos sin piedad , que solo buscan golpear en la oscuridad.
No llora, no grita, solo guarda Eloisa las fuerzas, para la lucha , cuando en esos momentos siente que una dentellada le magulla el brazo y ruge como una leona agredida.
Se oye la voz de el ,que teniendo su rostro oculto en una capucha, le dice con voz fuerte y potente al oido mientras la apreta contra la pared y busca los brazos para reducirla.
-No se quien eres, solo se que hare de ti.
Eloisa sigue tratando de imponer en esa lucha y logra en uno segundos , zafar del enemigo.
El trata de contenerla, pero ella corre, enfurecida y tira manotazos a su costado  corriendo por el pasillo hasta la puerta que estaba entreabierta.
Corre y grita.
Su agresor la persigue  , pero aun asi con el peso de semejante reciedumbre, no consigue alcanzarla.
Eloisa corre entre pasillos y alcanza a franquear la puerta de las escaleras y escapa.
Presiente que su agresor no la sigue, y en la avenida, mira hacia su departamento y observa que el encapuchado esta tras suyo, tomando impulso.
Ella jadeante , corre hasta alcanzar el parque y se interna tropezando pero continua y al darse vuelta, no ve a nadie tras ella.
Ahora esta mas tranquila y resopla para inahalar mejor.
Escucha voces muy cerca y se aproxima a un claro del Parque Central, alli donde ella paso la mitad de su vida...entre la naturaleza de una gran ciudad. 
El Parque esta poco iluminado y acercandose al claro , donde muchas veces en muy tempranas horas de la mañana, los empleados de la Alcaldia, volvian con sus pequeños fardos de herramientas y otros con los carros de pesadas ruedas chirriantes, donde acumulaban la basura, Eloisa se detiene.
Se acerca con sigilo y observa la escena de patrulleros policiales.
Cree que podran escuchar sus quejas y ver sus heridas.
Pero al instante , la observa  un agente y le corta el paso, diciendo que estaba prohibido toda cercania al lugar del delito y que hubo un hecho criminal.
Pero inmediatamente el agente presta atencion al estado de Eloisa, una transeunte con cara de extraviada , ademas de estar en un estado calamitoso.
El oficial de Policia se dirige a un grupo de hombres que estan en el centro de la escena, todos policias de civil .
Eloisa mira despavorida, se angustia y sin saberlo, esa espera se convierte en otra lucha interna feroz.
Quiere salir de alli pero demasiado tarde, porque el agente que se habia acercado a ella , ahora le cierra el paso.
-El comisario quiere hablarle, acerquese.
Ella esta muda , oprimida por tantas circunstancias pateticas vividas en tan solo  pocos momentos.
-Acerquese...le dirige la palabra con fuerza y  seca a la vez-uno de ellos.
Comienza en estos momentos un abanico de recuerdos sin fin y sin retorno....










--
                           
Category: 0 comentarios

Lo que puede el dinero, no logra el amor.

Capitulo VIII :
                         No te des por vencido.

                          Eloisa descansa en una cama , en la sala privada de el Sanatorio.
Sus ojos cerrados y una fatigosa respiracion envuelve el adormecido entorno, donde se halla.
Artrich se encuentra a su lado, sentado en un incomodo sillon y sus ojos se entrecierran a cada instante pero vigila  a Eloisa y no puede relajarse .
Se sobresalta al oir la puerta de la habitacion abrirse bruscamente y un medico con pasos firmes se dirige hacia Eloisa, luego observa el informe del medico que esta colocado en la mesa al costado de la cama.  
-Se ha despertado en algun momento ? -le pregunta el medico a Artrich, que observa la escena atentamente.
La poca luz de la sala hace que el rostro de Eloisa se vea mas abatido aun.
-No, sigue tal cual desde que la trajeron-aun no ha despertado.
-Aqui le doy unos comprimidos para darle en el instante en que despierte.
-Para que son Doctor ?-le pregunta Artrich...
-Aqui se las dejo, podra descansar mejor y normalizar su pulso.
El medico sale de la sala y se dirige a la mesa de informes donde diariamente deja los datos de sus pacientes .
Alli , una doctora que sale de un consultorio , lo detiene y le observa:
-Lo estan esperando en la sala central, Doctor...
-Aguarde  usted doctora, necesito tener ciertas referencias...
-Luego-le comenta ella- con mas tranquilidad conversamos, pero atienda usted a esas personas, que parecen estar algo inquietas.
-Esto no conforma al medico, pero no le queda otra cosa que aceptar.
Esta bien -responde y se encamina hacia el corredor que se encuentra a media luz y que indican que los pacientes descansan .
Lo aguardan dos personas que salen a su encuentro y le muestran las credenciales de la policia privada.
El medico duda y ante esta maniobra los policias le piden por favor que los acompañe a otra sala, donde quieren entrevistarlo.
Los corredores, aun con los ecos de las tempranas horas, y ahora el silencio que resguarda el descanso, sin poder lograr enmudecer la reverberancia de las madrugadas, que traen lejanos sonidos de autos y personas caminando.                      Los pasos suenan huecos en los pasillos.
Se dirigen a una sala y una vez que cierran la puerta, como dejando directamente el mensaje que era muy privada la conversacion y el medico que los observa con rostro interrogante, les dirige secamente la palabra.
-Pueden ustedes decirme de que se trata , tuve guardia y estoy cansado.
-Doctor, sera solo unos instantes, necesitamos que nos ayude.
-En otra investigacion , usted aporto datos interesantes... 
Recuerda?-comenta el otro personaje que hasta ese momento se mantuvo en silencio.
El medico, intranquilo, permanece de pie.
-Esto, que ustedes comentan , fue hace muchos años.
-Es verdad-dice uno de ellos y esboza una sonrisa -fue hace algunos años, luego usted no se arrimo a la oficina-pero como dejamos el caso cerrado por faltas de evidencias- su presencia fue innecesaria.
-Su nombre es...pregunta el detective Jas Noubett.
-Ustedes lo saben mejor que yo...responde con cierta mueca de burla el medico.
-Si , es verdad, pero necesito su confirmacion.
Despreciaba, Landeau, dar cuenta de su vida, maldiciendo por haber colaborado con una investigacion que solo le trajo problemas a todos y en especial a el.
-Mi nombre es Pierre Landeau...algo mas?.
-Doctor Landeau, recuerda a Michelle Gustevich?...
-Si...recuerdo.
-Podria usted identificarla  luego de ocho años de fallecida?...
-La fisonomia cambia con tantos años, aunque puede estar bien conservada.
-Necesitamos que pase por las oficinas, en veinticuatro horas , la habran exhumado.
-De mala gana , Landeau responde:
-Alli estare pasada las diez y nueve horas.
-Gracias...lo esperamos.
Al cerrarse la puerta, Pierre cae desplomado en el sillon de la salita.
Su cabeza da vueltas y piensa en muchas realidades pasadas , que no dejan de atormentarlo.
Quizas sea esta una manera de dejar  circunstancias pasadas, en claro...















    

Google+ Followers

Presentacion

Bellas Artes

Curriculum

ShareThis

My Box.net Files

Share anywhere with Box.net