" Las Viudas "

" Las Viudas "
acuarela sobre papel de arroz de alto gramaje

¿ Homenaje a la Patria ?


Transcribo,  del libro de lectura:" Rio Nativo " escrito por  mi abuela: Adelina Mendez Funes de Millán.
                 ¿ Homenaje a la Patria ?
Las notas magistrales del Himno Patrio llenan los aires y una extraña emoción, mezcla indefinida de temor, respeto y veneración, alegría y tristeza, embarga el espíritu,y la necesidad de render también nuestro homenaje a la Patria amada, se apodera de nosotros , nos envuelve y llama como una obsesión.
¡ Un homenaje a la Patria !
Y bien sea. Será tal cual podamos, rendirlo, sencillo, pero sincero; nuestra alma vibra de entusiasmo y necesitamos exteriorizarlo. Así era indispensable a nuestra dicha, en los felices días de la infancia. llevar la ofrenda a la madre amada en el día de su natalicio.
Y bien, sea. A nuestro alrededor hay un enjambre de cabecitas; cientos de cerebros piensan en algo indefinible: cientos de corazoncitos sienten también algo intraducible: miradas inquietas en interrogantes buscan en nuestro ojoalgo que desean conocer; el Himno se escucha: los ojitos se avivan, las miradas preguntan más y más, los labios sonríen, las mejillas se coloran por no sé que secreta emoción.
Algo inconfundible en aquellas almitas queridas: el sentimiento de la Patria latente , pero ignorado.
Cumplamos, pues nuestro deber hablando de la Patria.
Pero he aquí que la vieja , pero siempre bella historia del 25 de Mayo, ya la sabe el enjambre de cabecitas y la venera el enjambre de corazones, porque el es el tema continuo en las clases, y me veo confundida, porque no sé como despertar el interés, cuando esperan algo nuevo.
Y algo nerviosa, porque comprendo que no puedo hablarles del día de la Patria como quería, cambio de tema contra mi voluntad.
Y sin darme cuenta de mi falta de patriotismo, hablo extensamente de los afectos que deben vincular al hombre en la sociedad: de la necesidad de la bondad de sentimientos para todas las clases sociales; de la belleza y el valor de la verdad en nuestros actos; de la elevación en el pensar; de la generosidad y lealtad en todos los momentos de nuestra vida.
Evoco los triunfos y progresos de los pueblos unidos por el sentimiento sacrosanto del nacionalismo; de los pueblos sanos en el pensar; de los pueblos nobles, y por nobles , fuertes; y por fuertes y nobles, libres: evoco las naciones donde el respeto de sí mismo en cada ciudadano conduce inconcientemente al respeto de la colectividad; donde el trabajo es honor: donde la pobreza no es mengua; sino medio para ejercitar sentimientos altruistas, los mas felices; donde la eiqueza de la inteligencia se traduce en bondad para los demas, como la abundancia del grano de trigo se traduce en bienestar de todos; evoco los pueblos donde el trabajo y la industria florecen y prosperan, y donde cada habitante es un respetuoso guardián de los derechos de los demás.
Evoco pueblos donde el amor y respeto a los padres se convierte en culto; donde ofenderlos es un crimen; desobedecerlos es una ignominia; y donde el amor a la familia, sereno, hermoso, se prolonga a la sociedad que rodea, formando pueblos unidos, que piensan y sienten al unísono, que en los dictados de la sana moral encarrilan sus relaciones dentro y fuera de las lineas limítrofes del pais.
Y llevados en tal corriente los pensamientos de mis pequeños oyentes, diseño a grandes rasgos lo que es y será la Republica Argentina cuando todos sus hijos puedan decir que constituyen el pueblo que encierra en su espíritu los múltiples pueblos que ante ellos han desfilado: cuando la Argentina sea en todos sus rincones lejanos la Nación que soñaran y bosquejaran Rivadavia, Alberdi, Sarmiento.
Y prosigo: para llegar a esta hermosa realidad, no olvidemos los dias de epopeya, pero no vivamos sumergidos en su recuerdo; las pingües rentas que disfrutaron nuestros abuelos no nos daran para vivir holgadamente, si ya se esfumaron; sólo  el trabajo activo y fecundo proporcionará bienestar,
Así sucede con los hechos históricos que nos orgullecen: dentro de la paz, hagamos nuestro país digno de aquellos héroes de aquella brillante historia.
Ya los hombres prestigiosos de letras traducen las horas de su recogimiento en otras dignas de las más florecientes edades: obras de estudio, medulares.
Nuestros pensadores abarcan los profundos y áridos campos de la ciencia, de la economía política, de la legislacion social, penal, de las relaciones internacionales.
A los Velez Sárfield, Sarmiento, han sucedido los Pellegrini, los Estrada, los Goyena, los Mitre, los Drago , González y Magnasco, etc.
Nuestra legislacion obrera es mágnifica, reconoce derechos que se traducirán en otros y en otros más, para la parte más numerosa de la población: los trabajadores.
Ha mejorado notablemente la vida de los obreros, nativos o no nativos, todos argentinos, ya que entregan a la prosperidad del país la luz de su cerebro, el esfuerzo de sus músculos,la alegría de su buena fé, los mejor de su juventud. Pero falta aún el común anhelo- que será cuando todos se sientan, de muy adentro, realmente argentinos- de grandeza nacional , por sobre la grandeza privada.
La alegría y la salud de los niños argentinos constituye una constante preocupación de nuestros hombres de gobierno, de las instituciones de caridad, y de los particulares priviligiados por la fortuna, pero falta aún que las escuelas se centupliquen y que los alumnos de extrangeros, a la sombra protectora y sacrosanta de la bandera azul y blanca, palpiten entusiasmados y sientan amor por este rico y priviligiado suelo; que se ahonde en ellos el respeto a las leyes argentinas...
Cuando creo que las cabecitas que me rodean estarán cansadas de oírme, saludan con una salva de aplausos mis últimas palabras, y sin que medie orden alguna entonan sonrientes , la canción de la Patria.
Me doy, entonces , cuenta cabal: no hablé de la fecha patria, pero señalé el sendero que la escuela debe mostrar a la infancia por el cual los ciudadanos llegan a " levantar a la faz de la tierra " la nación gloriosa que llaman Patria.
Rendí, pues , el homenaje, que deseaba a mi Patria, y lo rendí ante quienes debían recibirlo.
Plasmando el carácter nacional para conseguir el pueblo generoso y fuerte, noble y emprendedor, sincero y trabajador, sufrido y altivo, la escuela honra a la Patria y le tributa su mejor homenaje: porque el pueblo que reúne esas condiciones es el pueblo esencialmente patriota.
Escrito por Adelina Mendez Funes de Millán en su libro: Río Nativo.
Le dedico a mi abuela con todo mi amor y agradecida siempre a sus enseñanzas, la clave principal en mi vida fueron sus ejemplos.

Google+ Followers

Presentacion

Bellas Artes

Curriculum

ShareThis

My Box.net Files

Share anywhere with Box.net