" Las Viudas "

" Las Viudas "
acuarela sobre papel de arroz de alto gramaje

El Sexo en el matrimonio de la época Colonial

Don Hernando , descansa en su cama y siente emanar el aroma del perfume de su mujer, que está a su lado. Aún es muy temprano pero el niño llora .
Verdad simple a su vista que al abrir los ojos , ve la belleza de su esposa María.
Ella se despereza y con poco afán levanta al niño y desnuda su seno para amamantarlo.
Se puede escuchar el sonido de la leche que pasa por su pequeña boca cuando succiona.
El observa a su mujer , que plácida mira al niño y da vuelta su rostro y lo mira con picardía.
El solo contacto con su piel, el aroma de sus brazos lo exalta.
Siente deseos y se acomoda al lado.
Ella amamanta a su niño y el le acaricia el otro seno suavemente, sintiendo la suavidad de la piel.

Le besa el cuello y con sus labios, recorre su espalda descorriendo las telas de su vestimenta de dormir.

Su piel suda , su corazón late vertiginosamente.
Sutilmente su mano busca el sexo de ella y encuentra que está húmedo.
Muerde sus hombros , ya muy enardecido.
El niño ya está dormido y ella lo deposita suavemente en su pequeño lecho al lado de la cama grande.
Hernando está sentado en la cama esperando y María se desnuda con lentitud  excitando aún más a su marido; luego se recuesta a su lado enredando el cuerpo con las piernas.
.- El cántaro está que explota mi señora, es todo para usted...y besando los pechos aún con el aroma de la leche que recién amamantó al niño.
.- Me halaga su impaciencia mi señor, que vuestro amor excita la pasión que siento por vos.
El está inquieto y se apoya sobre su cuerpo y sus manos recorren el cuerpo de María que jadea con fuerza.
Sus manos corren apuradas sobre su piel y buscando la humedad de su sexo y es tanto el deleite de Hernando, que la penetra impetuosamente.
Ella se contorsiona, siguiendo los movimientos y él con el vigor del deleite alcanza el placer como un aguijón que deja el jugo dentro de la carne.
Ella cierra los ojos y toma el sexo de él con fuerza.
El con su fuerza de hombre acompaña el gesto y la penetra nuevamente ; se libera su energía con  fuerza y queda vencido en brazos de ella.
Duermen ambos, luego de mirarse  y los cuerpos sudados y flexibles se anudan para descansar abrazados.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Que te parece si me dejas un comentario ?...te lo Agradezco mucho.
Eloisa

Google+ Followers

Presentacion

Bellas Artes

Curriculum

ShareThis

My Box.net Files

Share anywhere with Box.net