" Las Viudas "

" Las Viudas "
acuarela sobre papel de arroz de alto gramaje

Conmovedora Historia del Paraná remoto.

Una tarde, lluviosa buscando entre mis archivos, fotografias del pasado, unos pequeños papeles amarillentos por el tiempo, se deslizaron de una carpeta y me invadió la curiosidad.
Comence a leer y también quise saber a quién pertenecían y era la letra de: Naima Millán.
Comienza asi:
                 En Paraná
He vuelto a mi hermosa Paraná !
El tiempo ha encanecido mi cabello; madurado mi espiritú y encorvado mi espalda.
Ella, Paraná es siempre la misma de mi infancia.
Aquí, en su plaza donde florecen los guayabos y los jazmines imagino corretear feliz con mis hermanos.
Allí, en su centenaria escuela aprendí a leer, a amar la patria y respetar sus leyes.
Allá, en la magnifica Catedral me enseñaron a rezar y a venerar a Dios y a los santos.
Porque todo evoca en la mujer anciana los recuerdos del ayer y ella conserva su espíritu tan joven como antaño?

               Segunda parte
Vidas paralelas 
Dedicada a la señora de Bianchi, descendiente de la familia Segovia fué la última descendiente( nieta) de Don Justo Solá.
Homenaje.
En Paraná, a tres cuadras de la plaza 1ero de Mayo,tenían su casa. Don Gregorio Segovia y su familia. La calle se llamaba" Industria " nombre que después fué cambiado por el de España que conserva hasta la actualidad.
La casa era amplia, soleada y su frente principal daba a la calle España, luego , de la esquina, llegaba hasta la mitad de la cuadra conocida como Libertad donde estaban los cocheros.
La casa de enormes habitaciones, estaba muy bien amueblada y en su patio rodeado de canteros con numerosas plantas, tenía un aljibe, cuya roldana continuamente subía y bajaba trayendo el balde con agua fresca y cristalina. En el fondo, los áboles frutales se contaban por docenas y sus frutos quizás nunca madurabanporque los traviesos niños de la familia se complacían en voltearlos con hondas o con piedras.
Los calurosos nísperos y los higos que yo, de pequeña he comido en esa casa.
Don Gregorio era un señor cordial, alto, moreno de buena presencia, oriundo de Nogoyá. Nunca faltaban en su casa los parientes que " bajaban del pueblo" y se hospedaban allí. Doña Petronila Alvarez, su esposa, de caracter alegre de conversación amena y ocurrente era al decir de mis abuelos , toda una buena moza.
Los hijos heredaban de ella su carácter y el sentido de la hospitalidad. Eran Gregorio (Goyo)que murió muy joven; Jacinto, Francisco ( Pancho) Bernabé, Vicenta , Rosario y Petronilita. Todos constituyeron sus hogares y después abandonaron la ciudad natal para radicarse en otras partes.
Una amistad desinteresada y verdadera unía a la familia Segovia con la familia Solá.
Doña Petronila, fué la única que pudo mojar a mi tío Ramón, en aquellos carnavales de antaño, cuando disfrazandose de negralo sorprendió arrojandole un baldazo de agua. Anécdota que nunca se olvidó con amplias sonrisas.
Mi madre, Gregoria Solá ( Goyita ) para la familia, nació el mismo año que doña Rosario , desde muy pequeñas cultivaron una amistad que terminó con la muerte y que se extendió hasta los hijos. Juntas fueron a la escuela, estudiaban idiomas y piano y luego eran tan amigas que todos los dias se visitaban y cuando adolescentes, cambiaban proyectos y anhelos para el futuro.
Mamá contaba y comentaba algunos hechos pueriles pero graciosos.
Así recordaba aquella siesta en que burlando la vigilancia estaban comiendo sandia y como no quisieron darle a Vicente , por ser pequeño , este robo unos trozos que le ocasionaron una indigestión causada, según doña Petronila, porque el chico habia comido unas velas ( eran los pedazos blancos de la fruta) cosa que no fue desmentida como acto de solidaridad.
Aquella otra vez, en que habiendo comprado una máquina de lavar, mientras don Gregorio estudiaba su manejo, ellos, la madre, la amiga y los hijos jugaban al carnaval esperando el momento de la explicación.- Oye, Petronila, dijo gravemente el señor con los anteojos calados y el papel en mano. Un balde de agua interrumpió su palabra e interjecciones poco evangélicas lo obligaron a callarse compartiendo el momento ,la explicación quedó para después y el juego se generalizó.
La mano amiga y generosa de doña Rosario acudió en auxilio nuestro, Gracias a ellos, el padecer no fué tan grande.La amistad continuó vivamente,
Era de ver el contento de aquellas dos damas cuando se encontraban.
Muchas veces oiamos sus risas recordando cosas de su pasado." Te acordás Goya, cuando Fortunato me pidió mi retrato? Yo para burlarme , le dí uno de una amiga de mamá muy fea, a quién ella estimaba mucho. Me parece oir sus carcajadas, cuando apresuradamente se despidió y en la esquina de casa, sacó la foto del bolsillo?
Y aquella vez Rosario, cuando tu marido, empleado en un negocio me regaló una bandeja y vos te enojaste, sintiendo quizás celo?
Y así ambas evocaban el feliz pasado.
La muerte las sorprendió con quince dias de diferencia ; doña Rosario el 8 de Septiembre de 1943, mamá el 23 del mismo mes y año. Mamá decía:" siento tanto a Rosario que he ofrecido mi vida por ella! Presintió su fín pero no se lo dijimos,y sus últimos dias fueron de perpetuo recuerdo y alguna vez, creyendo sorprendernos dijo-que mal fingen ustedes.
En memoria de ambas y como homenaje a estas dos vidas paralelas evoco estos recuerdos ahora que solo yo quedo, de tantos como fuimos.
La casona de don Justo, que reunió una pequeña fortuna despilfarrada por sus hijos, todavía se conserva. En ella su dueño que tenía la instrucción
de la época y la que proporcionó la lectura recibía a los principales señores de la época. Yo he visto de pequeña, al doctor Evaristo Carriego,http://www.escritores.org/biografias/410-evaristo-carriego
al dean Balcala, http://padrefabian.com.ar/primer-sinodo-diocesano-de-parana-2/ (Artículo publicado en Padre Fabián) al cura Alvarez, al doctor Martinez de Fonts, al doctor Gilbert y otros contertulios habituales.
Mi abuela también reunía a señoras de consideración y de apellidos que hasta hoy figuran como grandes.
Estos fueron pues nuestros justo pasado de los que heredamos el nombre honrado y que, en su momento, sirvió para aumentar el prestigio de la Nación.
 
Mi próximo escrito :
Familia Lecube
Familia Silva
Historias del Paraná

Google+ Followers

Presentacion

Bellas Artes

Curriculum

ShareThis

My Box.net Files

Share anywhere with Box.net