" Las Viudas "

" Las Viudas "
acuarela sobre papel de arroz de alto gramaje

V Parte del Poema: Lucía Miranda.

Celestina Funes, autora de: Lucía Miranda.
Poema historico.
Relatado con precision de los acontecimientos, de la llegada de los conquistadores a tierras de América.


Título de la V Parte:
                               Cautividad.
                                                 Una chispa escapada de la
                                                               cenizas de Mangorá `prendio
                                                               en el alma de nuevo cacique
                                                               en el momento mismo que 
                                                               vió á Lucía: el consinti de
                                                               pronto que aquella cautiva
                                                               haria el dulce destino de su 
                                                               vida. Se arrojó a sus pies,
                                                               y con todas las protestas de 
                                                                que es un corazon que hier-
                                                                ve, le aseguró que era libre
                                                                siempre que consintiese en 
                                                                hace felices sus dias con su
                                                                mano.  Pero Lucía estimaba
                                                                en poco no digo su libertad,
                                                                mas aun su vida, para que 
                                                                quisiese salvarla á espensas
                                                                de la fé prometida á un es-
                                                                poso que adoraba. Con aire
                                                                severo y desdeñoso rechazó
                                                                su proposicion y prefirió 
                                                                una esclavitud que le dejaba
                                                                entero su decoro.
                                                                               Dean Funes.
Ala de plomo abrumadora y yerta
Tiene el tiempo fatal para el que gime
En cruel cautividad siempre desierta;
Ala mortal que el corazon oprime
Como enorme montaña, que en la frente
Huella de hielo destructora imprime,
Las horas lentamente
Pasan para el cautivo á cuyos ojos
Todo aparece de crespon cubierto:
El mundo es un desierto
Donde hacina el dolor yertos despojos
Asi, para Lucía,
Cautiva del indígena salvage
El tiempo perezoso transcurria;
Asi tambien para su alma todo
Era duelo, de tinieblas,
El rio de zafir, masa de lodo,
El firmamento azul, manto de nieblas,
Gemido el canto de las mansas ontas
Fatídica armonia
La voz del ave oculta entre las frondas
De la enramada unbria.
Su alma era presa de mortal desmayo:
Para ella no tenia
Ni lumbre ni calor del sol el rayo,
Rumor las brisas, ni verdor la pampa,
Ni bellezas fantásticas la aurora,
Ni poesia la tarde seductora;
Para ella solo habia
Un abismo al presente, en el futuro
Toda la eternidad de pena impía!
¿ Que le guardaba el mundo? Solo llanto.
Inútil fué que, ansioso de venganza,
En la noche fatal de la matanza
Cuyo recuerdo le causaba espanto,
Con su afilado acero el noble Lara
El pecho de Mangorá traspasára;
Fué maldecida herencia
Aquel amor para su cruel hermano.
  Inútil fué: Siripo
Como Mangorá. se inflamó en la hoguera
De aquellos ojos luminosos, bellos,
Y su alma quedó entera
Fundida de su luz en los destellos.
 Y aquel tigre salvage
Que do mostraba su brutal corage
Lo destrozaba todo, aquel torrente
Que todo lo asolaba con su empuje,
Manso cordero ya, suave corriente,
A  sus pies de la hermosa
Gimió, rogó, con suplica llorosa,
 ¡ Cuánta es ¡ amor ! tu influencia !
Cambias la bestia fiera
En paloma sin hiel, y el despeñado
Torrente desbordado
En arroyo de linfa placentera! 
En vano fué: ni el ruego
Ni despues la amenaza a Lucía
Pudiera nunca profanar la honra,
Por que ella á la deshonra,
La muerte mas horrible prefería.
 Asi lo dijo al indio, en cuyo seno
El alma enardecida
Se ajitó rebosando de veneno;
Pero domando su pasion impía
Se resolvió á esperar y mientras tanto
Huérfana el alma, ahogada por el llanto,
Ella pasaba las amargas horas:
Del Paraná las olas bullidoras
Que la orilla azotaban
Sembrando perlas y tendiendo espumas,
En sus ecos dolientes repetian
Los lánguidos suspiros
Que de su pecho mísero brotaban,
Suspiros que las brisas recojian
Cuando en rápidos jiros
Pasaban por el llano suspirando,
Sobre la plata del grandioso rio
Vibrantes hondas de rumor volcando !



IV Parte del Poema de Lucia Miranda

Celestina Funes, nos dejo una historia apasionante, llena de dolor y realidad.
La leer , siento cada instante de la sangrienta historia, de amor y dolor.

 IV Parte,titulada:
                                 Desolacion
                                                  Su dolor fue igual á su 
                                                                   sorpresa cuando despues
                                                                   de encontrar ruinas en vez
                                                                   de la fortaleza, buscaba a 
                                                                   su consorte y solo 
                                                                   tropezaba con los 
                                                                   despojos de la muerte.
                                                                                    Funes
  Bañada por sus luces indecisas
Apareció la aurora
Difundiendo el calor de sus sonrisas,
Despertando la flor en la pradera
Y el ave en la ribera,
Mientras rompía las nocturnas brumas;
Y su rayo al caer sobre las ondas
Del manso Paraná, de sus espumas
Irisando las blondas,
Cayó tambien sobre el derruido fuerte,
Entonces cuadro de terror y muerte!

 Mudos de espanto, helados,
Suspendido el aliento, el alma toda
Entre las sombras del dolor envuelta,
Los cuarenta soldados,
De la fatal expedicion de vuelta,
Aquel cuadro de horrores contemplaban
Aquel monton de míseros despojos
De donde no acertaban
En su estupor á separar los ojos,
¿ Era la fortaleza dó salieron
En la anterior aurora, cuando en busca
Del sustento partieron?
! Era la misma! ¿ Y donde
Estaba la falange de valientes
Que en su interior quedára?
¿ Donde su gefe el generoso Lara,
Las esposas, los hijos inocentes?
¿ En donde está Lucía ?
Con gritos de dolor el triste Hurtado,
Llorando repetia;
Y removiendo las sangrientas ruinas
Buscaba entre ellas á su bien amado
Sin sus despojos encontrar siquiera.
" ¿ En donde está Lucía, mi Lucía ? "
Y a su voz lastimera
Allí donde el éco
De la vecina, misteriosa selva
Le respondoa en su lenguaje seco!
Entónces por su mente
Cruzó la realidad aterradora
Que mostraba á sus ojos elocuente
Aquel cuadro sangriento;
Y en un instante comprendiólo todo,
Y lanzando su loco pensamiento
En busca de su dulce compañera
Cuya suerte á explicarse no acertaba
La halló del indio esclava.
 ! Esclava del salvage furibundo!
Aquella flor de celestial aroma
Por su aliento manchada;
Aquella alba paloma
Del negro buitre inmundo
Por la garra sangrienta aprisionada !
¿ Que pasó por su ser á tal idea ?
El fuego abrasador de mil infiernos,
El frio de los hielos sempiternos,
La negra tempestad, la luz del rayo,
La claridad sangrienta de la tea;
La sombra del abismo,
Hasta caer, herido del desmayo,
En el casi no ser del paroxismo !
Todos, al fin, de su estupor salieron
Y la pupila en lágrimas bañada,
En triste corazon roto en pedazos,
Una mirada-la postrera-dieron
Y las ruinas del fuerte,
Y de aquel sitio para siempre huyeron,
Llevando entre sus brazos
El triste cuerpo del soldado inerte.
Vosotros que me leeis: si mi palabra
Desprovista de encanto,
Pobre de inspiracion y colorido,
Aun no os cansó con su pintura fría,
Ni os fatigó el oído
La débil voz de mi modesto canto:
! No cerreis este libro todavia!
Apartad de este cuadro la mirada
Y seguidme á otra escena
No menos que la de ahora desolada.
Perdonad mi laud si solo os cuenta
Relatos que os dan pena;
El poeta es el canto de las verdades,
Y él mismo lo ha cantado tristemente
Que en la nada del mundo delesnable
" ! El dolor solamente
Es la única verdad irrefutable " !
 Continuare transcribiendo el poema de Lucía Mirando, escrito por Celestina Funes.
El próximo capítulo se titula:
" Cautividad "

 

III Parte del Poema: Lucia Miranda





Hoy continuo transcribiendo el poema de Lucia Miranda
Su autora: Celestina Funes.
 La Traicion
                              Una traicion era á lo único que
                               podian apelar; porque un traidor era lo único que en aquellos tiempo tenia un español
firma de la autora: Funes
 Entre los brazos de la noche pálida
Iba a caer el moribundo dia
Envuelto entre las ondas
De un velo de misterio y poesía;
La brisa de los llano , y de alas blondas,
Acompañaba su feliz desmayo
Con notas de fantástica armonia,
Y mientras vago rayo
En lo alto de la atmósfera aun brillaba
De la claridad diurna
Ya á extender en el capo principaba
Su amplio crespon la oscuridad nocturna.
 A traves de la plácida llanura,
Sábana de verdura
Rompiendo el silencio
Con el sordo rumor de su pisada,
Treinta mancebos del Timbú seguian
En falange ordenada
El paso firme de Mangorá, en tanto
Que al baluarte español se dirigian.
 Cargados de presentes
Para ofrecer al español confiado,
Con cruel hipocresia,
Iban á consumar en su venganza
La traicion mas impía
Que en naldecida alianza
El odio y el amor han realizado.
Ya todo preparado
Conforme al plan del infernal Siripo
Se hallaba para el hecho, ya á su mando
Ocultos con sigilo entre la selva
En aguerrido bando
Cuatro mil combatientes esperaban
Del asalto la hora.
 Ya frente al español, así Mangorá,
Le habló con frases de lealtad fingida;
-" La tribu del Timbú, noble cristiano,
Conciendo afligida
Vuestra falta de viveres, su ofrenda
Por mi mano os ofrece,
De la amistad que le inspirais, cual prenda"
Y ageno á la falsia,
Lara, como la suya, verdadera
Creyendo la lealtad que le mentia,
Con gratitud sincera
Aceptóle el presente , y su morada
Le ofreció cortesmente.
 A su modesta mesa, generoso
Le sentó sin mezquina desconfianza,
Brindando con el bárbaro alevoso
Porque eterna se hiciese
La duracion de la preciosa alianza,
Entre el rumor del brindis,
Y el placer del festín, desaparecieron
De la tarde los últimos destellos,
Y en el fuerte, en el río, en la llanura
Por completo cayeron
Las frescas sombras de la noche oscura!
Fingióse á su llegada
El aleve cacique sorprendido
E intentó regresar a su morada,
Pero el incauto Lara, enceguecido
Cada vez mas por su fatal confianza,
Seguro asilo le brindó en el fuerte
Entregando su suerte
Del todo, asi, del indio á la venganza.
 ¿ Qué espiritu infernal se complacia
En cegar la razon del noble Lara
Que á su raro valor hasta ese dia
La prudencia igualára?
¿ Por qué fatalidad iba inconciente
A servir de instrumento
Del gefe cruel al criminal intento?
! Aberraciones del destino humano
Por las que asi mas de una vez tejemos
Con nuestra propia mano
La oculta red en que por fin caerémos!
 Reprimiendo su júbilo con pena,
Aceptó la propuesta el alevoso,
Y, concluida la cena,
Timbúes y cristianos fatigados
Se entregaron al sueño y al reposo.
Mas no: que mientras estos confiados
En letargo profundo descansaban,
Los bárbaros velaban, 
Y mas que todos ellos, dominando
De inquietud febriciente,
El terrible cacique enamorado,
Para quien los instantes
Eran siglos de insólito martirio;
Por su extraviada mente,
Presa de extraño é infernal delirio,
Visiones misteriosas
Pasaban en fantástico cortejo,
Ya de faz sonriente,
Ya de expresion horrible, pavorosas:
Fantásticas creaciones
Que unidas enjendraban
En fatal maridage, dos pasiones-
El odio y el amor- que en absoluto
Su ser tan combatido dominaban.
 Sobre su extraña multitud, radiante
De mágica hermosura,
Con su expresion celeste de ternura,
Se alzaba dominante
La imágen de Lucía seductora;
! Lucía ! Objeto de su ardiente anhelo,
Centro de su desvelo,
Su única aspiracion, su bien soñado....
!Por fin, de poseerla
Iba ´s sonar, la tan deseada hora !
 Sonó por fin!......El pensamiento helado
Por el aliento de terror se siente
Al llegar á este punto, anonadado
Párece de repente
Vacilando en sondear con su mirada
El abismo de horrores
Que enjendró del cristianismo en la morada
El odio de los bárbaros traidores.
La pluma se resiste
A describir, en su pavor profundo,
El cuadro que en el fuerte castellano
Trazó en su odio inhumano
Con sangre y hiel el indio furibundo !
Que con lenguas de fuego
A devorar el fuerte principiaba,
Ebrio de sangre y de venganza ciego
Lanzóse sobre el fuerte con su gente
El infame Siripo
Que sediento de horrores, impaciente
En el bosque esperaba.
De la incendiada pólvora al estruendo
Algunos su letargo sacudieron
Y en el lecho murieron,
Mientras muchos, durmiendo,
El hondo abismo del no ser salvaron
Y recien mas allá se despertaron!
Los demas, empuñando
El arma matadora, de coraje
La mirada terrible centelleando,
En fiera lucha, su existencia, cara
Vendieron al salvage.
 Ciego de iramas que todos, Lara
A cada golpe de su noble acero
La muerte difundia
Entre las filas del cacique fiero.
El pecho generoso
Por numerosas flechas traspasado,
En su sangre bañado,
Buscaba con denuedo al alevoso
Bárbaro autor de la traicion impía
Que del alcance de su acero huia.
Le halló por fin: entonces suspendido
A su golpe tremendo
Le abrió con ancha herida
La frente por el cielo maldecida!
Era el postrer esfuerzo: con la gota
Ultima de la sangre de su arteria
La material cadena sintió rota,
A la vez que Mangorá sucumbia;
Y aquellas almas, la mortal materia
Dejando á un tiempo mismo,
Por siempre se apartaron
Ya de la eternidad en la portada:
Una de ir de Dios a la morada,
La otra para rodar hácia el abismo!
........................................................
Venció al valor el numero !
Muerto Mangorá, el odio de su hermano
Terminó la venganza
Con la vida del último cristiano;
Y la tribu, repleta de matanza,
Llevando las mujeres sin sentido,
Do se contaba la infeliz Lucía,
Volvió á su tolderia
Con su rico botin, dejando al fuego
Que acabára con el fuerte aborrecido
La destruccion impía!
Continuará con la parte IV titulo de la próxima edición:
" Desolacion "
Celestina Funes, prima de mi abuela, estará feliz que haga recordar su famoso poema.
Y yo estoy realmente muy emocionada, por comprender la importancia, de lo que yo realizo, recuerdo y transcribo.

Google+ Followers

Presentacion

Bellas Artes

Curriculum

ShareThis

My Box.net Files

Share anywhere with Box.net