" Las Viudas "

" Las Viudas "
acuarela sobre papel de arroz de alto gramaje

El Sexo en el matrimonio de la época Colonial

Don Hernando , descansa en su cama y siente emanar el aroma del perfume de su mujer, que está a su lado. Aún es muy temprano pero el niño llora .
Verdad simple a su vista que al abrir los ojos , ve la belleza de su esposa María.
Ella se despereza y con poco afán levanta al niño y desnuda su seno para amamantarlo.
Se puede escuchar el sonido de la leche que pasa por su pequeña boca cuando succiona.
El observa a su mujer , que plácida mira al niño y da vuelta su rostro y lo mira con picardía.
El solo contacto con su piel, el aroma de sus brazos lo exalta.
Siente deseos y se acomoda al lado.
Ella amamanta a su niño y el le acaricia el otro seno suavemente, sintiendo la suavidad de la piel.

Le besa el cuello y con sus labios, recorre su espalda descorriendo las telas de su vestimenta de dormir.

Su piel suda , su corazón late vertiginosamente.
Sutilmente su mano busca el sexo de ella y encuentra que está húmedo.
Muerde sus hombros , ya muy enardecido.
El niño ya está dormido y ella lo deposita suavemente en su pequeño lecho al lado de la cama grande.
Hernando está sentado en la cama esperando y María se desnuda con lentitud  excitando aún más a su marido; luego se recuesta a su lado enredando el cuerpo con las piernas.
.- El cántaro está que explota mi señora, es todo para usted...y besando los pechos aún con el aroma de la leche que recién amamantó al niño.
.- Me halaga su impaciencia mi señor, que vuestro amor excita la pasión que siento por vos.
El está inquieto y se apoya sobre su cuerpo y sus manos recorren el cuerpo de María que jadea con fuerza.
Sus manos corren apuradas sobre su piel y buscando la humedad de su sexo y es tanto el deleite de Hernando, que la penetra impetuosamente.
Ella se contorsiona, siguiendo los movimientos y él con el vigor del deleite alcanza el placer como un aguijón que deja el jugo dentro de la carne.
Ella cierra los ojos y toma el sexo de él con fuerza.
El con su fuerza de hombre acompaña el gesto y la penetra nuevamente ; se libera su energía con  fuerza y queda vencido en brazos de ella.
Duermen ambos, luego de mirarse  y los cuerpos sudados y flexibles se anudan para descansar abrazados.

El 9 de Julio de 1816.





qMi abuelo , José R. Millán , escribe en su libro de : Nociones de Historia Argentina , aprobada en Concurso de 1940 por el Consejo General de Educación de la Provincia de Buenos Aires...el Congreso de Tucumán abrió sus sesiones en Marzo de 1816, con los diputados de todas las provincias , menos Santa Fé, Entre Rios y Corrientes, que no mandaron por estar sometidas al caudillo Artigas.
Don Francisco N. Laprida, diputado de San Juan, presidió el Congreso, formado por las personas más respetables y de mayor ilustración de cada provincia.
Una de sus primeras resoluciones fue nombrar Director al general D. Juan Martín de Pueyrredón en reemplazo de Balcarce.
Reunidos los congresales el 9 de Julio de 1816 proclamaron por unanimidad la independencia de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, rompiendo todos los vínculos que la ligaban a los reyes de España.
Bien proclamaron los congresales de Tucumám a la faz del mundo, la existencia de una nueva nación, el glorioso 9 de Julio de 1816.
Con esa resolución borraron el nombre de Fernando VII de los documentos oficiales , llamandose Soberana y con sus leyes: creando el escudo, la moneda; adoptando la bandera: concediendo premios a los vencedores en las acciones contra los ejércitos del rey; aboliendo titulos nobiliarios; destruyendo instrumentos de tortura; y por último la sanción del himno, aceptando que " se levanta de la faz de la tierra una nueva y gloriosa nación " y se saluda al pueblo argentino por alzarse en el trono de su majestad de las naciones libres y civilizadas del mundo.
Yo, Eloísa Benitez Millán , la nieta del escritor digo:
Viva la Patria Argentina

Google+ Followers

Presentacion

Bellas Artes

Curriculum

ShareThis

My Box.net Files

Share anywhere with Box.net