" Las Viudas "

" Las Viudas "
acuarela sobre papel de arroz de alto gramaje

V Parte del Poema: Lucía Miranda.

Celestina Funes, autora de: Lucía Miranda.
Poema historico.
Relatado con precision de los acontecimientos, de la llegada de los conquistadores a tierras de América.


Título de la V Parte:
                               Cautividad.
                                                 Una chispa escapada de la
                                                               cenizas de Mangorá `prendio
                                                               en el alma de nuevo cacique
                                                               en el momento mismo que 
                                                               vió á Lucía: el consinti de
                                                               pronto que aquella cautiva
                                                               haria el dulce destino de su 
                                                               vida. Se arrojó a sus pies,
                                                               y con todas las protestas de 
                                                                que es un corazon que hier-
                                                                ve, le aseguró que era libre
                                                                siempre que consintiese en 
                                                                hace felices sus dias con su
                                                                mano.  Pero Lucía estimaba
                                                                en poco no digo su libertad,
                                                                mas aun su vida, para que 
                                                                quisiese salvarla á espensas
                                                                de la fé prometida á un es-
                                                                poso que adoraba. Con aire
                                                                severo y desdeñoso rechazó
                                                                su proposicion y prefirió 
                                                                una esclavitud que le dejaba
                                                                entero su decoro.
                                                                               Dean Funes.
Ala de plomo abrumadora y yerta
Tiene el tiempo fatal para el que gime
En cruel cautividad siempre desierta;
Ala mortal que el corazon oprime
Como enorme montaña, que en la frente
Huella de hielo destructora imprime,
Las horas lentamente
Pasan para el cautivo á cuyos ojos
Todo aparece de crespon cubierto:
El mundo es un desierto
Donde hacina el dolor yertos despojos
Asi, para Lucía,
Cautiva del indígena salvage
El tiempo perezoso transcurria;
Asi tambien para su alma todo
Era duelo, de tinieblas,
El rio de zafir, masa de lodo,
El firmamento azul, manto de nieblas,
Gemido el canto de las mansas ontas
Fatídica armonia
La voz del ave oculta entre las frondas
De la enramada unbria.
Su alma era presa de mortal desmayo:
Para ella no tenia
Ni lumbre ni calor del sol el rayo,
Rumor las brisas, ni verdor la pampa,
Ni bellezas fantásticas la aurora,
Ni poesia la tarde seductora;
Para ella solo habia
Un abismo al presente, en el futuro
Toda la eternidad de pena impía!
¿ Que le guardaba el mundo? Solo llanto.
Inútil fué que, ansioso de venganza,
En la noche fatal de la matanza
Cuyo recuerdo le causaba espanto,
Con su afilado acero el noble Lara
El pecho de Mangorá traspasára;
Fué maldecida herencia
Aquel amor para su cruel hermano.
  Inútil fué: Siripo
Como Mangorá. se inflamó en la hoguera
De aquellos ojos luminosos, bellos,
Y su alma quedó entera
Fundida de su luz en los destellos.
 Y aquel tigre salvage
Que do mostraba su brutal corage
Lo destrozaba todo, aquel torrente
Que todo lo asolaba con su empuje,
Manso cordero ya, suave corriente,
A  sus pies de la hermosa
Gimió, rogó, con suplica llorosa,
 ¡ Cuánta es ¡ amor ! tu influencia !
Cambias la bestia fiera
En paloma sin hiel, y el despeñado
Torrente desbordado
En arroyo de linfa placentera! 
En vano fué: ni el ruego
Ni despues la amenaza a Lucía
Pudiera nunca profanar la honra,
Por que ella á la deshonra,
La muerte mas horrible prefería.
 Asi lo dijo al indio, en cuyo seno
El alma enardecida
Se ajitó rebosando de veneno;
Pero domando su pasion impía
Se resolvió á esperar y mientras tanto
Huérfana el alma, ahogada por el llanto,
Ella pasaba las amargas horas:
Del Paraná las olas bullidoras
Que la orilla azotaban
Sembrando perlas y tendiendo espumas,
En sus ecos dolientes repetian
Los lánguidos suspiros
Que de su pecho mísero brotaban,
Suspiros que las brisas recojian
Cuando en rápidos jiros
Pasaban por el llano suspirando,
Sobre la plata del grandioso rio
Vibrantes hondas de rumor volcando !



0 comentarios:

Publicar un comentario

Que te parece si me dejas un comentario ?...te lo Agradezco mucho.
Eloisa

Google+ Followers

Presentacion

Bellas Artes

Curriculum

ShareThis

My Box.net Files

Share anywhere with Box.net