" Las Viudas "

" Las Viudas "
acuarela sobre papel de arroz de alto gramaje

Familias del Antiguo Paraná

 Dedico estos escritos, a todos aquellos que están emparentados con los Lopez Lecube.
A mi familia y a alguien en especial , mi prima de Australia, que injustamente me cerró las puertas en la cara y traicionó los estudios que realicé durante mucho tiempo con mi esposo, de la familia Troncoso y Sotomayor haciendose pasar por autora y jamás colocando mi nombre como fuente de estudio e investigación

Estos relatos fueron escritos por Naima y muy anciana, pasaba sus horas escribiendo. Antes de morir le entrego a mi madre, estos pequeños papeles escritos con su letra apenas legible.
Me entusiasma, sacar a la luz, sus recuerdos, porque es una manera de hacerla revivir y a través de mi persona, exteriorice su lejana infancia y una época que tenía grabada en su corazón
Estos documentos están en mi poder. Son escritos de la familia, lo sé.
El título dice asi: La familia Silva. Dedicado a Doña María.
El ocio y la soledad engendran muchas cosas. Yo me he dedicado a escribir. Ruego a mis " víctimas " que me perdonen y reciban con benignidad.
El doctor José Millán y Fuensalida se recibió de médico en Chuquisaca. Sus padres eran andaluces y abandonaron sus terruños para radicarse en Lima. En busca de mejores horizontes , don Pedro Millán y doña Catalina Tejerina fijan su residencia en Tucumán donde nacieron sus ocho hijos, uno de los cinco varones, Domingo Alejo, siguió las huestes de Belgrano y San Martín, siendo hecho prisionero en la sublevación del Callao, donde perdió la vida Falucho. Como los casamatos del Callao eran poco seguras , los prisioneros entre los que iban Domingo Alejo Millán y Manuel Prudán, eran trasladados a otro lugar. Cuando llegó la noche y mientras descansaban , dos americanos lograron fugarse. El jefe español ordenó un sorteo para fusilar a dos prisioneros en reemplazo de los prófugos, pues nadie quiso decir el nombre ni el lugar a donde se habian ido. A poco de iniciarse la cruel lotería de la muerte y para evitar tal sufrimiento, los dos antes nombrados se entregaron voluntariamente.
Millán era Coronel, tenia 46 años , Prudán era un  porteño de 24 años; murieron como héroes sacrificando sus vidas en homenaje a sus compañeros y vivando a la patria.
Este hecho ocurrió en Matucana, pequeño villorio peruano.
El doctor Millán tenía mas de treinta años y era soltero cuando Francisco Ramirez , el Supremo entrerriano lo nombró su médico particular en Paraná.
Allí ejercía su profesión y conoció a doña Juana Galvez de Lecube, joven viuda madre de conco hijos: Joaquín, Josefa, Ciríaca, Petrona y Tránsito.
El idilio culminó en boda y de esa segunda unión nacieron : José ( Pepe), Liboria Catalina y Carlos Zacarias.
Doña Juana era de origen noble y sus parientes de Santa Fé vieron con malos ojos su unión con un " zapallo" como despectivamente decian de los descendientes de españoles que se consideraban como tales en América a los que habian abrazado la causa americana.
Todavía se conserva en Santa Fé, recuerdos de dicha familia Galvez asi como sus parientes los Iturraurpe,Freire y otros.
Poco tiempo duró el nuevo matrimonio y se separaron quedando doña Juana con sus hijos y el doctor Millán con sus 3 pequeños , que confió  para su custodia a una familia amiga pues el ya sexagenario, sirvió como médico del ejército y actuó en la campaña de Cuyo Grande según consta en el archivo de Entre Rios.
Llegaron a Paraná y se hospedaron en la casa de la señora de Galvez , dos apuestos jovenes brasileños , Januario y Pedro Silva, ambos comerciantes de ganado y de saneada fortuna.
Procediendo como se hacia entonces, la señora caso a Pepa , la mayor con Januario y a Ciríaca con su hermano. La tia Pepa era delgada , blanca y de esplendidos ojos verdes, la otra era toda una belleza que no resigno a aquella boda impuesta aunque de ella nació una hija. Su marido le conto a mi abuelo, don Justo Solá, su situación y su resolución de volver solo al Brasil.
Ciríaca y su niña, después de un tiempo se fueron a Santa Fé, donde la muchacha casó muy bién y sostuvo a su madre hasta su muerte.
Don Januario y su familia compraron campos llegando a poseer una buena fortuna. 
He conocido cuando pequeña al tio Samuel que siempre que iba a la ciudad visitaba a Mamita Liboria y a Maria Robustiana, mis abuelos , sus tias.
La hija mayor , Januaria hizo un casamiento romántico. Contaba mi madre, que tenia diez años, cuando no quiso entrar a la iglesia con sus padres, porque se casaba un hereje.
En efecto, el conde alemán Juan Teodoro Mauricio Von Frankenberg habiase enamorado de Januaria y los señores Silva lo aceptaron pero prometiendole como condición su abjuración de la religión protestante.
En aquella ciudad aldeana, que era Paraná , hacia 1865, este hecho causó enorme sensación y alteró la monotonía.
Mientras los parientes y amigos de la familia Silva esperaban al nuevo católico en la iglesia cuyas puertas estaban cerradas, numeroso público se estacionó en la plaza y el la vereda de la iglesia.
Mamá en brazos del tio Pepe Millán, tio de Januaria , vió como llegaba el señor Frankenberg, con su padrino hasta la puerta principal del templo, que se abrió después de tres golpes consecutivos. El nuevo católico fué recibido por el obispo, clero y pariente entre música y cánticos, conducido al bautisterio recibió el agua y la sal( ya se había confesado y comulgado el dia anterior) y luego se dirigió al lugar donde estaba la novia y se celebró la boda.
Todavía hay descendientes  de Januaria y Anita, una nieta es muy amiga de las hijas de mi tio José.
Don Joaquín Lecube, hermano de la tia Pepa, antepasados de ustedes, tenía registro en Buenos Aires , en la épocade Rosas ( hacia 1846 y 50)y prohijado a su medio hermano, José Millán célebre en la familia por sus aventuras considerado como federal tibio para conquistarse al tirano, envió a su hermanito de escasos 16 años, con una pieza de terciopelo ( !) rojo como regalo a Manuelita quien recibió el obsequiocon acostumbrada amabilidad pero no, vió al padre a quién ya conocía porque paseando un dia por San Benito de Palermo, tuvo la sorpresa de verlo. Decía que era bajo y grueso con una mirada penetrante.
De la " niña " como la llamaba su padre, decía que tenía cerca de treinta años, alta, morena y simpatica pero no linda.
La tia Petrona Lecube, casó con un joven porteño, Manuel Agulla, ayudante de Urquiza, que estuvo cerca de ser fusilado.
Ocurrió que dicho señor tenía una hermosisima letra y se le confiaba aquellas notas en que debía destacarse esta cualidad. Un día agobiado por la tarea, y como Urquiza lo apremiaba le contestó:  "No tengo cuatro manos ".
Hasta mis abuelos Solá, intervinieron para que no pase a mayores.
Conocí, ya anciana a Elvira Agulla, empleada de Correos que siempre me decía: " adios parienta, cuando tendré tiempo para ver a Goyita ( mi madre).
La menor, Tránsito, fué esposa de Alejo Lecube, fuerte hacendado correntino, de cuyo matrimonio proviene los Lopez Lecube.
Tal es, pues, a grandes rasgos el parentesco que une a la familia Silva con la familia Millán.
En mis próximos escritos continuo con estas hermosas líneas de Naima.
También colocaré las fotografías de Lecube, Agulla y de la familia Millán de esa época.
Todo está en mi archivo , que cuido amorosamente.

4 comentarios:

Publicar un comentario

Que te parece si me dejas un comentario ?...te lo Agradezco mucho.
Eloisa

Google+ Followers

Presentacion

Bellas Artes

Curriculum

ShareThis

My Box.net Files

Share anywhere with Box.net