" Las Viudas "

" Las Viudas "
acuarela sobre papel de arroz de alto gramaje

VII Parte del Poema Lucía Miranda.

 Entrar en el mundo de Celestina Funes, en ese pasado tan lejano, me hace vibrar con emoción, reviviendo cada instante de su poema.

 
VII Parte del Poema de Lucía Miranda
                                       Pero como quiera que entre
                                                    los amantes no hay leyes tan
                                                    estrechas que no se dispensen
                                                    facilmente por seguir la fuerza
                                                    del amor, no pudo durar tanto
                                                     tiempo aquel divorcio en que
                                                     no tuvo ninguna parte la voluntad
                                                     y se dieron indicios claros de que
                                                     todavia se querían bien logrando
                                                     las ausencias del Siripo para verse
                                                     á solas con la familiaridad y licen-
                                                     cia de consortes.
                                                                 Dean Fúnes
Las citas.
Envano trata el hombre en este suelo
De quebrantar con su ódio y sus amores
Lazos que atara Dios allá en su cielo
Con bellos nudos de perpétuas flores.
Existen ciertas almas en el mundo
Que á él desendieron de el Eden ya unidas
Con un amor profundo
Una sola formando de dos vidas.
Ellas son cual dos aves que la tierra
Cruzan cantando del amor poema
Que otro poema de dolor encierra,
Sin que jamas se aparten en el viaje
Sin que abatan el vuelo
Sino en un mismo gajo del ramage:
Lo que en el templo de los dielos ata
El amor inmortal, en este mundo
Nunca la mano del mortal desata !
Vana fué, pues, la pretencion impía
Del salvage iracundo
De separar á Hurtado de Lucía!
Ellos se unieron en el cielo hermoso
Y tan solo en el cielo
Dios rompería el lazo venturoso;
Mienstras pisaron sobre el mismo suelo
Tenian que atraerse mutuamente
De la pasion con el iman potente.
 Y así fué: algunos dias
Fieles á la órden del feroz cacique
Ni aun observaban relaciones frías;
Pero llegó una hora
En que aquella pasion tan sofocada
Dejó á traves de los ardientes ojos
Brotar una sublime llamarada,
Y en pos de la mirada
Los brazos inconscientes se tendieron,
Y sus almas incruentas
Por tanto tiempo de pasion sedientas.
En un beso de fuego se fundieron.
Momento celestial ! en que olvidaron
La enormidad de su terrible duelo
Y en las alas de amor juntos volaron
Hasta tocar el suspirado cielo.
No fué por suerte el último: fingiendo
Completa indiferencia
A la vista del indio aborrecido
Siempre esperaban con afan su ausencia
Pra hablar de amor tan perseguido.
Y bajo el mismo aduar, ó bajo el sauce
A la orilla del rio de hondo cauce
A un mundo de caricias se entregaban,
Mientras mirando sërperar las olas
Llorando recordaban
Las encantadas playas españolas !
Dejando su presente desdichado
Iban a refugiarse
En el eden perdido del pasado,
Y al venir en sus  frentes á agitarse
El ala del recuerdo, les traia
Luz del cielo de mágicos colores,
Perfume de las flores,
Brisas de su querida Andalucia !
Pasabn por su mente las imágenes
En rápidos cortejos
De los seres queridos
Que en otras playas habitaban ,lejos
Quiza por siempre á su afeccion perdidos.
 Los recuerdos , reflejos del pasado,
Entre besos y lágrimas
Brotaban en su espíritu agitado,
Ora tiernos y bellos,
De su cielo natal puros destellos,
Ora desgarradores
Como el de aquella noche
En  que el espectro helado de la muerte
Trazo un cuadro de horrores
Alzandose de súbito en el fuerte,
Ay ! ante el cielo del amor hasta el abismo
Del negro desencanto,
Pues al brotar de pronto á su memoria
Venia á recordarles allí mismo
Que era instantánea tan celeste gloria !
Secando entonces el amante llanto
Con su último beso se apartaban
Para volver a hallarse cuando libres
Las ausencias del Indio los dejaban.
En unas pocas horas, terminaré de transcribir el triste suceso de Lucía y Hurtado.
El final de la historia y palabras de Celestina culminan el poema entregandonos su alma



 

1 comentarios:

Publicar un comentario

Que te parece si me dejas un comentario ?...te lo Agradezco mucho.
Eloisa

Google+ Followers

Presentacion

Bellas Artes

Curriculum

ShareThis

My Box.net Files

Share anywhere with Box.net